El Imperio
El Imperio
 
El Imperio Napoleónico (1799-1815)
Napoleón Bonaparte
El Consulado
El Imperio
Los Cien Días
Balance del Imperio
Conclusión
Cronología Napoleón (1769-1821)

Historia e Historias
Con la nueva Constitución del año XII se confiará el gobierno a un Emperador, estableciéndose la igualdad política y civil de una parte, y por otra se ratificará la venta de bienes nacionales y la integridad territorial.
Tras coronarse Napoleón, a sí mismo, como Emperador ante el Papa Pio XII, el 2 de diciembre de 1804, la República burguesa seguirá existiendo, aunque figurará ahora un Emperador hereditario que se rodeará de una Corte y repartirá títulos y prebendas.

imagen
Jacques-Louis David (1805-1807): "Coronación de Napoleón"
(Museo del Louvre, París)
En 1807 establecerá una nueva aristocracia entre sus familiares, mariscales y generales del ejército. A sus hermanos les nombrará reyes de los países conquistados: Nápoles, España, Holanda, Westfalia. Asignará mayorazgos y antiguos títulos nobiliarios.
En el aspecto político se trata de un poder que viene de arriba. El poder judicial será el arma para controlar la sociedad.
En el terreno social quedarán restablecidos los grandes dominios basados en la propiedad de la tierra. Reaparecerá la gran burguesía de los negocios. Las clases populares quedarán excluidas de la vida política.
Las campañas napoleónicas alimentan el malestar social de las clases populares. Sobre todo entre la juventud, la más afectada por las levas.
En el terreno económico, en un primer momento entre 1809 y 1810, existe una evidente recuperación económica, manteniéndose el apoyo de la población al trono. El desarrollo de la industria se verá favorecido por la desaparición de los productos británicos del mercado continental.
Aunque la coyuntura económica es favorable, la expansión napoleónica se verá interrumpida por las crisis económicas: industriales, agrícolas o provocadas por la guerra.
Guerras Napoleónicas
En 1803 se reanuda la guerra con Inglaterra, y Napoleón vuelve a destacar como un gran estratega. Su táctica consiste en dar prioridad a la infantería, con una estrategia ofensiva de avance rápido y con gran movilidad operativa. El abastecimiento queda garantizado a base de lo confiscado en los territorios ocupados.
Inglaterra formará la III Coalición, en 1805, con Austria, Suecia, Rusia y Nápoles. Francia estrecha su relación con España, pero se frustra su intención de desembarcar en Inglaterra con la derrota por Nelson de las tropas franco-españolas en Trafalgar.
Decide entonces atacar a Austria en Austerliz (1805) y a Prusia. Prusia rompe entonces el Tratado de Schönbrunn, por el que Francia había obtenido el Rin y el control sobre los Estados de Alemania, y organiza la IV Coalición (1806). Las tropas de la IV Coalición serán derrotadas en Jena y Friedland en 1806.
Obligado por Napoleón, Federico II renunciará a la Corona Imperial, poniéndose fin así al Sacro Imperio Romano Germánico.
En 1807 firma la Paz de Tilsit con Rusia, y se reparte con ella Europa, Oriente para el Zar y Occidente para Francia, así se asegura su predominio en Italia, gran parte de Alemania y la antigua Polonia.
Bloqueo Continental
Al no haber podido invadir Inglaterra impone un bloqueo económico a ésta en 1807, mediante el Decreto de Milán, amenazando además con invadir aquellos países que no lo respeten. Este bloqueo perjudicará tanto a la economía inglesa como a la francesa.
A partir de 1807 el Imperio se estructura en Estados familiares, vasallos y aliados. En 1807 invadirá Portugal. En 1808 conquistará España y designará rey a su hermano José I, que ya era rey de Nápoles desde 1806.
La guerra de Independencia española (1808), animará a los austriacos a revelarse y a Francisco II de Hasburgo a formar con Gran Bretaña la V Coalición (1809).
Entre 1808 y 1809 Francia invadirá Etruria y Roma y en 1810, en alianza con Rusia, el Norte de Alemania. Tras derrotar a las tropas de la V Coalición en Wagram, entrará en Austria.
Tras repudiar a Josefina, su esposa, se casará con María Luisa, hija de Francisco I de Austria, para aumentar el prestigio de su dinastía y fortalecer su unión con Austria.
Con esta nueva política expansionista, la situación territorial de Europa quedará así formada por el Imperio: Francia, Países Bajos y Norte de Italia; una serie de Estados satélites gobernados por los familiares de Napoleón: España, Nápoles y Alemania Occidental; permaneciendo el resto de Europa como neutral.
imagen
Jacques-Louis David, "Napoleón en su estudio" (1812)
La Crisis del Imperio
Comienzan a manifestarse las debilidades del Régimen. En el plano interno aumenta el descontento entre la juventud, producido por culpa de las levas (10), la guerra dificulta además la actividad económica. También llegará el malestar a los sectores católicos, por la intromisión de Napoleón en los asuntos de la Iglesia. Con el Concilio Nacional de 1811 se iniciarán de nuevo los conflictos entre la Iglesia y el Estado, ya que Roma se niega a investir los Obispos nombrados por Napoleón. Se clausurarán los colegios religiosos y los seminarios.
El bloqueo continental había determinado la subida de los precios, surgiendo el contrabando y el mercado negro. Aumenta la corrupción, así como la especulación de los abastecedores privados, que se aprovechan de las grandes deficiencias en el transporte, en los servicios sanitarios, en la intendencia y en el armamento de las tropas.
Se extiende pues el descontento popular, la oposición burguesa al sistema napoleónico y esto despierta de nuevo la conflictividad social.
En el plano exterior, la intransigencia de Inglaterra y el crecimiento de los sentimientos nacionalistas en los territorios ocupados (desarrollados gracias a la ocupación y a la concentración de territorios antes fragmentados), España con su guerra de Independencia (guerra de guerrillas) y Prusia con métodos intelectuales, crearán un problema psicológico a Francia.
La Catástrofe de Rusia
En 1812, en un momento en que se da la máxima extensión del Imperio: 152 Departamentos y 50 Millones de habitantes (Europa tiene 175 Millones) , la alianza con Rusia de 1808 (Dieta de los Príncipes de Erfurt) se quiebra, por un lado por el descontento de la nobleza por causa del bloqueo, por otro por los recelos del Zar al afán expansionista de Napoleón.
Napoleón decidirá invadir Rusia utilizando su habitual estrategia, llegar hasta Moscú y pasar allí el invierno subsistiendo a costa de lo confiscado.
El ejército ruso rehúye el combate y permite a las tropas de Napoleón llegar hasta Moscú (Victoria de Borondiu), pero cuando Napoleón entra en la ciudad se encuentra con que ésta ha sido incendiada y se halla desierta. Comprende entonces que no puede resistir en esas condiciones todo el invierno y emprende la retirada. Esta situación es aprovechada por los cosacos rusos para atacar a los soldados franceses utilizando como aliados el hambre, el frio y la desolación reinantes. De los 600.000 hombres que partieron hacia Rusia, sólo regresarán 100.000.
imagen
Adolf Northern (1828-1876), "Retirada de Moscú"
En Francia esta catástrofe da fuerzas a la oposición. Muchos hombres de negocios, burgueses y republicanos moderados, retirarán su apoyo a Napoleón. El descontento llegará también al seno del ejército, haciendo posible que en octubre de 1812, Malet intente un golpe de Estado que obligue a Napoleón a abandonar a sus tropas y volver a París. El Imperio recurre a un régimen policial cada vez más represivo para hacer frente a las conspiraciones de republicanos y borbónicos.
Los países sometidos, alentados por la victoria rusa, deciden formar en 1813 la VI Coalición.
En octubre de 1813 en la Batalla de Leizpig, llamada también de las Naciones, los países coaligados (Prusia, Austria, Rusia e Inglaterra) vencen a Napoleón. Éste se verá obligado a ordenar la retirada y Francia será invadida.
En 1814 es derrotado en España y el 31 de marzo los aliados llegan a París, la ciudad se rinde y Napoleón debe abdicar. Se le concede la soberanía de Elba y será deportado allí.


(10)Entre 1806 y 1812 el reclutamiento afecta a 1.300.000 soldados, aproximadamente un 41% de los sujetos al servicio militar